Invitado a comer

“El día de hoy un amigo me invitó a comer. Él es muy humilde, llegando a su casa me ofreció pasar y me senté en una silla de madera, enseguida mandó a su hijo por una soda… Mientras platicábamos le pidió muy amablemente a su esposa si nos podía dar algo de comer. Me miró con algo de pena y me dijo:
– Amigo, usted disculpe lo que le ofrezco de comer, sé que usted está acostumbrado a comer bien, pero esto que le ofrecemos, se lo damos de todo corazón y mi esposa lo hizo con mucho cariño porque usted venía…
Me sentí muy halagado y se me hizo un nudo en la garganta, me senté a la mesa y al probar ese rico plato enseguida vinieron a mi mente los recuerdos de mi niñez, fue este plato sin duda el mejor que he probado en años.
Gracias a mi amigo por recordarme a nunca olvidar de dónde vengo y que las mejores cosas siempre las encontraremos en lo sencillo y lo que se da de corazón”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *